Ética pública: reflexión sobre los dictadores

Dentro del VI Módulo “Ética pública, buen gobierno y transparencia” del profesor José San Martín, es necesario realizar una reflexión sobre la tercera clase que se concentra sobre todo en el BUEN GOBIERNO, en este contexto me permito presentar un texto que muestra la antítesis del mismo, es decir a través de los DICTADORES:

Los dictadores
Andrés Martínez Moscoso

La historia de Manuel Antonio Noriega se parece a la de muchos otros dictadores latinoamericanos, debido a su formación de tipo militar, su relación con los cuerpos de inteligencia y sobre todo por su ejercicio abusivo de la fuerza y la violación de los derechos humanos. noriega

Como es lógico su ascenso al poder lo hizo a través de sangre y fuego, sin importar las consecuencias ni tampoco los adversarios por lo que llegó a ser el hombre fuerte en Panamá en las últimas décadas del siglo XX.

Se lo vinculó a un sinnúmero de organizaciones de espionaje internacional, sobre todo ligados con el eje capitalista, entre los crímenes más crueles cometidos se le atribuye a los comandos bajo su mando la muerte del líder de izquierda centroamericano, Spadafora, quien fue torturado y decapitado.

Sin embargo, su abuso del poder llegó a límites insospechados cuando sus actividades se extendieron al tráfico de drogas, con lazos directos con el “cartel de Medellín”, así como serios problemas de corrupción en la administración del Estado lo que provocó que Panamá se quede durante mucho tiempo rezagado.

Dentro de un plan cuestionado debido a la violación de elementales principios del Derecho Internacional, el gobierno americano bajo el mando de George Bush (padre), a finales de los ochenta desplegó la operación denominada “Causa Justa”, en la cual miles de soldados invadieron las costas panameñas con el objetivo de capturar a Noriega, quien posteriormente fue procesado en Estados Unidos y sentenciado a una larga condena por cargos principalmente de narcotráfico.

Luego de lo cual fue extraditado a Francia donde se lo juzgó por lavado de capitales, y en los últimos días el exdictador ha regresado a Panamá para cumplir una nueva condena por los asesinatos cometidos en contra de sus opositores. Figura de la extradición que ha sido utilizada desde mucho tiempo atrás, tanto es así que uno de los primeros doctrinarios del Derecho Internacional, se refería a esta institución jurídica como “el deber del Estado, según el derecho natural, ya sea de castigar él mismo a los ofensores fugitivos o de entregarlos al Estado interesado, que por virtud de sus leyes, habría de presentarlos ante la justicia”.

La figura de la extradición ha sido ampliamente regulada a través de tratados internacionales, sobre todo bilaterales en los cuales se acuerda entre los Estados la colaboración recíproca a fin de evitar la impunidad de los criminales que escapan para impedir la imposición de sanciones. kim-jong-il

La práctica internacional demuestra una experiencia positiva en materia de aplicación de tratados de extradición, claro está que muchos criminales aún siguen sueltos por el mundo generando daño a la población, otros incluso en el ejercicio del poder de muchos Estados, aunque algunos sangrientos dictadores como Kim Jong-il en Corea del Norte han dejado de existir.

Este artículo lo publiqué en Diario El Mercurio (Ecuador)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s